El 5 de febrero de 2019 (en el calendario Gregoriano) comienza el Año Chino o Fiesta de la Primavera, llamada chūnjié (春节) en China. La Fiesta del Año nuevo lunar también se celebra en otros países asiáticos como Vietnam, Taiwán, Filipinas, Singapur, Mongolia o Corea, aunque la mayoría hayan adoptado ya el calendario Gregoriano. En China, el día central de las celebraciones es la cena “Nianyefan” (年夜饭), que se corresponde con la cena de fin de año. Las celebraciones acaban con el Festival de las Linternas o Yuánxiāojié (元宵节). Este año se celebra el Año del Cerdo, que en el calendario chino corresponde al número 4716.

La decoración en torno al Año Nuevo Chino busca atraer a la buena suerte, y las celebraciones se centran en reunir a la familia y en honrar a los ancestros. Una tradición indispensable en China ante el comienzo del nuevo año consiste en limpiar bien los rincones de la casa para alejar la mala suerte del año que termina.

Una de las decoraciones de año nuevo más tradicionales para el pueblo chino se realiza mediante los Duilian (对联), poemas caligrafiados sobre tiras rojas con mensajes de felicitación, deseos y propósitos para el nuevo año. Los duilian son colgados sobre paredes o techos. A las decoraciones por el nuevo año se les añade el carácter chino 福(Fu), que simboliza la prosperidad, y que se coloca en las puertas de casas y negocios. Todos estos ornamentos suelen ser de tonos rojos, y se acompañan con pinturas de animales protectores (como el tigre) y dioses populares. Además, se decora con los nudos chinos y, por supuesto, con los típicos farolillos rojos. Todos estos elementos decorativos simbolizan la familia y su felicidad ante el nuevo año.

En la celebración culinaria del Año Nuevo Chino, en los que los ancianos deben comer en primer lugar, predomina el pescado de agua dulce, ya que simboliza la prosperidad. Además, se comen todo tipo de jiaozi, o dim sum en la región de Cantón,y suele beberse licor baijiu en familia. En la cena se brinda para desear larga vida y salud a los ancianos de la familia. Tampoco puede faltar el niangao (年糕), un dulce de arroz que augura una vida mejor año tras año.

Durante la cena, los jóvenes deben expresar su respeto a los familiares mayores mediante alabanzas de prosperidad y salud a las que los ancianos responden con los mismos deseos para los jóvenes. Otra costumbre del Año Nuevo Chino son los hongbao, unos sobres rojos que simbolizan la buena suerte, en los que se introduce dinero para regalar a los jóvenes. Entre los familiares y amigos también se intercambian regalos.

Durante las celebraciones callejeras, centradas en alejar a los malos espíritus y atraer a la buena suerte, se lanzan fuegos artificiales, cohetes y petardos. Entre los espectáculos que pueden verse por las calles de China están las danzas de dragones o longwu (龙舞), las danzas de leones, así como los desfiles de equilibristas zancudos. Además, en las celebraciones de la calle no pueden faltar los bailes tradicionales chinos. También es típico cantar villancicos chinos como el popular Xīn nián hǎo ya (新年好呀). ¡Celebra el Año Nuevo Chino!

 

Xīn nián kuài le 新年快乐 (Feliz Año Nuevo).

A %d blogueros les gusta esto: